Etiquetas

, , , ,

Octubre termina y, como cada año, el mundo se prepara para acoger la noche más terrorífica del año, la víspera de Todos los Santos y la que originalmente daba paso al ‘Año Nuevo Celta’. Las calles se llenan de calabazas y brujas y los cines… de películas de terror. Este ‘Halloween 2011’ nos trae cintas como ‘Mientras duermes’ (Jaume Balagueró, 2011), ‘Paranormal Activity 3’ (Henry Joost, 2011) o ‘The Thing’ (Matthijs van Heijningen Jr., 2011).  Éstas y el resto de las llamadas ‘pelis de miedo’ ofrecen tensión garantizada para los espectadores pero muchas de ellas esconden además una historia, una leyenda de rodaje o una maldición oculta que perdura en la memoria cinematográfica hasta que en días como hoy alguien vuelve a sacarlas a la luz porque… ¿hay acaso un día mejor que Halloween para recordar algunos de los rodajes más extraños? Ahí van algunos:

– ‘El Exorcista’ (William Friedkin, 1973). Si la película sigue recordándose por la conmoción que causó en su estreno, su rodaje no ha quedado ni mucho menos en el olvido. Se dice que hasta nueve trabajadores del film murieron sin llegar a verla en la gran pantalla y, aunque también se habló de estrategia publicitaria, lo cierto es que el extraño incendio de uno de los decorados no hizo si no  alimentar la leyenda.

– Poltergeist (Tobe Hooper, 1982). El rodaje maldito por excelencia. Las muertes de la niña protagonista a los 13 años; la hermana de Caroline, asesinada cuatro meses después del estreno, y el personaje de Taylor tras rodar la secuela de la película, forman ya parte de su historia e incluso contribuyen a que el film se mantenga en la memoria de los espectadores.

– La Profecía (Richard Donner, 1976). El de ‘La Profecía’ podría ser el rodaje de las coincidencias fatales: el encargado de los efectos especiales falleció un viernes 13 en el kilómetro 66’6; el avión en el que viajaba Gregory Peck fue alcanzado por un rayo; un atentado del IRA sorprendió a todo el equipo en la estación de Green Park, y tiempo después gran parte del equipo fallecería en un avión.

– El Mago de Oz (Victor Fleming, 1939). Muchas son las historias que circulan acerca del rodaje de la película que popularizó Judy Garland. Entre los accidentes del Hombre de Hojalata, aquejado por la toxicidad del maquillaje, y la Bruja del Oeste, que estuvo a punto de ser quemada viva, también existe una escena con un detalle casi desconocido por la gran mayoría. Se trata del momento en el que Dorothy y el Hombre de Paja recogen al Hombre de Hojalata y continúan su recorrido por el camino de baldosas amarillas. Al fondo se puede ver cómo una figura humana intenta trepar a uno de los árboles, figura que poco después aparece colgando del mismo. Se dice que el director se dio cuenta de este presunto suicidio después de montar la película, y era ya demasiado caro volver a rodar.

– Vidas Rebeldes (John Huston, 1961). El futuro de los tres protagonistas tendría más de una similitud tras coincidir en el rodaje de esta película: Marilyn Monroe no rodaría ningún film más; Clark Gable moriría de un infarto sin conocer a su hijo, y Montgomery Clift, después de que un amigo le propusiera ver precisamente ‘Vidas Rebeldes’  antes de dormir, se acostaría para no volver a despertar debido a sus presuntos problemas con el alcohol.

– El caballero oscuro (Christopher Nolan, 2008). El desenlace fatal de Heath Ledger después del rodaje de la película por una sobredosis accidental de medicamentos se suma a la mala suerte de otros dos actores que participaban en el film: Christian Bale fue acusado de violencia doméstica y Morgan Freeman sufrió un accidente de coche.