Etiquetas

, , , ,

Algo extraño está ocurriendo en las salas de cine en las últimas semanas. La cartelera ofrece una cinta protagonizada por Brad Pitt y Sean Penn y las masas acuden fieles a ver un nuevo éxito hollywoodiense, una película más con la que los mortales y mundanos espectadores intentamos olvidar por un par de horas lo banal de nuestro día a día… pero enfrentarse a ‘El Árbol de la Vida’ es algo distinto, una experiencia nueva y compleja que implica un mayor grado de atención por nuestra parte.

Y es que Terrence Malick, el hombre que nunca concede entrevistas, no se caracteriza por ser un cineasta al uso, cinco películas le han bastado para estar considerado uno de los grandes del cine actual y a obtener varios premios, incluyendo el Óscar por ‘La Delgada Línea Roja’, estudió filosofía en las universidades de Harvard y Oxford y su trayectoria cinematográfica está marcada por las largas temporadas de retiro que alterna entre película y película, llegando a desaparecer 20 años después del estreno de ‘Días de Cielo’.

¿Qué nos cuenta en ‘El Árbol de la Vida? La vida de un hombre marcada por las alegrías y las penas de su infancia, que le hacen recapacitar sobre el mundo en general, cómo hemos llegado hasta aquí, por qué ocurren las cosas tal y como ocurren. Un proyecto novedoso, arriesgado, nos lleva a un viaje desde el inicio de los tiempos marcado por un fuerte misticismo y un carácter filosófico que confunde al espectador, sobre todo si no tiene éste la mente totalmente abierta al universo que Malick abre de par en par ante nuestros ojos.

Si bien es cierto que la historia de la familia se aletarga en algunos momentos, la película ofrece exquisitas escenas de puro cine, momentos maravillosos en los que la misma naturaleza se enfrenta al sentimiento humano, tales como las risas y juegos de los niños ante la ausencia del padre tirano o los llantos que vienen después, cuando poco a poco se van dando cuenta de que la vida también duele.

Puede que sea una de las películas más complicadas a la que nunca nos vayamos a enfrentar, pero representa uno de esos momentos que debemos vivir, experimentar. Un viaje a través del tiempo, de nuestros propios sentimientos y creencias, una parada en el camino para intentar dar una respuesta a esas preguntas que todos nos hacemos alguna vez. ‘El Árbol de la Vida’ es algo personal, la visión particular de una sola persona de la que todos deberíamos ser partícipes, ya sea para bien o para mal. Podrás leer críticas de altísimo nivel alabando cómo Malick juega con una preciosa fotografía y una estupenda banda sonora para dar luz a su historia… escucharás a varios amigos comentar que tuvieron que salir de la sala porque no lo soportaban… pero solo tú sacarás tu propia conclusión.